93 336 26 60

Lu-Vi: 9h-14h y 16h-18h

La Diabetes Mellitus (DM) es un trastorno metabólico de carácter crónico caracterizados por un aumento de glucosa en sangre (Hiperglucemia) que provoca el desarrollo de complicaciones que afecta tanto al sistema nervioso (neuropatía periférica) provocando una disminución de la sensibilidad en los pies, como al sistema vascular (arteriopatía Periférica) provocando una disminución del riego sanguíneo a las extremidades inferiores.

Una de las complicaciones más frecuente es el llamado pie diabético que se produce como consecuencia de la presencia de Neuropatía, Isquemia e Infección.  La unión de estos tres factores da lugar a la aparición de pequeñas lesiones úlcerosas provocadas por los microtraumatismos que se dan en el pie.

El Pie diabético es la causa más frecuente de ingreso hospitalario en las personas con diabetes y la causa más frecuente de amputación. 

Qué debemos conocer sobre el pie diabético

 ¿Qué es la Neuropatía? 

La Neuropatía es una de las complicaciones microvasculares más frecuente de la diabetes, provocada por la hiperglucemia mantenida, y que puede llegar a ser incapacitante.  Afecta a las fibras nerviosas. Según el tipo de fibras afectadas provoca un aumento de la sensibilidad (Hiperalgesia) o una disminución de la sensibilidad (hipoalgesia), esta última es la forma que aparece más frecuentemente, suele afectar de forma bilateral.  Esta disminución de la sensibilidad   nos incapacita para detectar posibles lesiones en el pie que serán la causa inicial de la úlcera.  La importancia de un diagnostico precoz viene dada por ser esta, una complicación asintomática en la forma hipoalgésica, no da síntomas hasta que aparece la úlcera. 

¿Qué es la Arteriopatía? 

La Arteriopatía o Enfermedad Arterial Periférica (EAP) es una manifestación de la Arteriosclerosis, se caracteriza por la oclusión de los grandes vasos de las extremidades inferiores, también produce cambios funcionales en la microcirculación, lo que contribuye a la aparición y desarrollo de las úlceras en el pie. Suele afectar a los vasos distales y provoca obstrucciones a distintos niveles de la extremidad.  El síntoma más importante es la claudicación intermitente que se manifiesta por dolor en la pierna y aparece con el ejercicio físico y disminuye con el reposo. 

¿Qué son las Deformidades del Pie?  

Una de las causas que pueden provocar la aparición del pie diabético son las deformidades o alteraciones estructurales (pie cavo, pie plano; hallux valgus, dedos en garra, etc.) estas deformidades, ya sea por causas intrínsecas como alteraciones biodinámicas (de la marcha) o por causas extrínsecas: calzado, traumatismos, etc. aumentan el riesgo de padecer pequeñas rozaduras que pueden terminar en úlceras de grandes dimensiones y muy difíciles de curar. 

¿Qué debemos tener en cuenta?

  • Cambios de color y de aspecto en el pie: Cualquier variación del color en la piel o cualquier variación del aspecto con relación al otro pie, ya sea por enrojecimiento, palidez, hinchazón etc. Cambios que aparezcan en un solo pie.
  • Cambios en la temperatura; aumento o disminución de la temperatura, cualquier variación de la normalidad y en especial con relación al otro pie.
  • Cambios en el estado de la piel o uñas: zonas de la piel en las que aparezca piel dura (durezas), zonas rugosas o escamosas, engrosamiento de las uñas. Cualquier nuevo cambio en la piel o en las uñas. 

¿Cómo evitar la aparición de la úlcera?

 Medidas generales

  • Controlar la glucosa.
    • Valores de glucemia basal 100 - 120mg/dl.
    • Valores de  HbA1c  6 - 6,4%.
  • Hacer ejercicio diario (andar 10.000 pasos diarios).
  • No fumar.

 

Medidas especificas

Mantener una higiene adecuada:

  • Lavarse los pies de forma específica en un recipiente, midiendo la temperatura del agua para asegurar que sea inferior a 30 ºC, y durante un tiempo inferior a 3 minutos.
  • Secarse con una toallita de algodón, sobretodo entre los dedos y pliegues.
  • Utilizar cremas hidratantes en presencia de piel seca, evitando los espacios interdigitales.

 Corte de uñas:

  • Material: Emplear tijera de punta roma y preferiblemente limas de cartón. No utilizar cortaúñas, alicates, etc.
  • Forma: Las uñas deben estar cortadas a ras del dedo, de forma cuadrada y con los bordes limados.
  • Las uñas grandes, duras o difíciles deben ser tratadas por el/la podólogo/a.

 Hábitos saludables:

  • Calentar los pies: Calcetines de lana, nunca fuentes de calor.
  • Calcetines: de algodón en verano y lana en invierno. Observar que no deje señal el elástico.
  • No caminar descalzos: No es recomendable en ninguna circunstancia, incluyendo piscina, playa, etc.
  • No manipulación: No realizar cuidados de callos, uñeros, etc. Se debe acudir al/la podólogo/a.
  • Inspección: Observarse de forma diaria la planta del pie y la zona lateral e interdigital y talón, en busca de lesiones incipientes, cambios de coloración de la piel, etc. siempre en un lugar bien iluminado, con un espejo si es necesario. Cada día y antes de ponerse el calzado.  

Zapatos:

  • Inspección: Introducir la mano en el calzado siempre antes de ponérselo.
  • Horma: No debe ser un número mayor. La horma debe ser adecuada; con la punta redondeada y el tacón no más alto de 3 - 4 cm.
  • Usar zapatos cerrados para proteger toda la superficie del pie.
  • No usar zapatos con costuras o pliegues internos.

Cura de heridas:

  • Utilizar siempre antisépticos incoloros, gasas estériles, esparadrapo hipo alérgico o mallas de sujeción.

 

En caso de tener alguna duda, o en el momento de detectar alguna lesión debe acudir al/a la podólogo/a. 

Nuestra vocación por el trabajo bien hecho nos hace evaluar cada caso de forma única y con la dedicación que se merece. En el Hospital Podològic UB contamos con un equipo multidisciplinar de expertos en pie diabético, que en todo momento le atenderán como se merece para evitar así cualquier complicación que pueda derivarse de su diabetes y afectar a sus pies. 

Pide cita con un especialista

¿Necesitas atención relacionada con el pie diabético?